Carrito

Vivir ahorrando

Cómo ahorrar dinero viviendo con un presupuesto

El presupuesto es una forma de planificar tus ingresos y gastos durante un período de tiempo para que puedas hacer tu mejor esfuerzo para ahorrar o alcanzar algún objetivo.
Si actualmente no estás teniendo éxito en ahorrar dinero, es hora de restablecer tu estrategia. Si no ha comenzado un presupuesto, ese será el primer paso para comenzar. Lee Manejar un presupuesto mensual para tener una idea de cómo hacerlo.

Cómo ahorrar dinero a pesar de vivir con un presupuesto

Revisa tus hábitos de gasto. Por ejemplo: comparar precios antes de realizar una compra. Haz un compromiso de comparar los artículos esenciales y busca cupones y ventas en línea o en tu periódico local. Luego, compra los artículos con el mejor valor. Luego, toma la diferencia de la cantidad que pagaste y la cantidad que normalmente gastarías en el artículo y deposita ese dinero en una cuenta de ahorros. Incluso si la cantidad es muy baja ya que esas pequeñas sumas se acumularán con los años.

No puedes gastar lo que no ves

Comienza apartando el dinero automáticamente cada día de pago. Puedes implementar un sistema de depósito directo de tu cheque de pago en una cuenta de ahorros dedicada y construir tu presupuesto en función de lo que queda. Esto es perfecto para las personas a quienes les falta autocontrol y disciplina.

Muchos jefes pueden dividir el depósito de tu cheque de pago en una cuenta corriente y una cuenta de ahorros. O si trabajas por tu cuenta propia, programa transferencias automáticas de tu cuenta de cheques principal a tus cuentas de ahorro.

Sponsored*

El presupuesto 50-30-20

El presupuesto de 50-30-20 es la fórmula de dinero equilibrado de Elizabeth Warren. Aquí viene un desglose:

  • 50 por ciento: Vitales. Estos también se conocen como los “compromisos firmes”.
  • 30 por ciento: Lujos. Mereces disfrutar algo de tu dinero.
  • 20 por ciento: Ahorros. No es lo menos importante. Está al final porque es el dinero que te queda. Algo de esto también puede ir hacia el pago de deudas pasadas.

La idea es que debería haber suficiente para cada una de las tres categorías y se equilibran entre sí en una división 50-30-20.

Eso involucra a veces un cambio de estilo de vida. En mi caso, he tenido que aprender a dejar ciertos lujos al inicio de mi carrera ya que no tenía nada para ahorrar al fin de los meses. Y a la primera emergencia, he tenido que pagar con tarjeta de crédito, lo que me ha tomado tiempo a pagar. Hubiera sido mucho más fácil si hubiera tenido ahorro en aquel momento.

Unas personas (como yo) cambian un poco la estrategia después de un tiempo. En mi caso se ve más como 30-20-50. Por qué pienso a más largo plazo.

Ideas de los ajustes que puedes considerar para empezar a implementar el presupuesto 50-30-20

1- Cambiar dónde vives

Quizás sí vives con un presupuesto apretado, deberías elegir un lugar que esté un poco más alejado del trabajo. Viviendo en las afueras de la ciudad te permite conseguir rentas más baratas, y el viaje en transporte público puede ser más barato que la gasolina. Va contra la idea de que el dinero compra la felicidad, pero aquí hablamos de hacer un sacrificio para poder ahorrar dinero mientras te estabilizas económicamente. Es más aplicable a jóvenes que van empezando.
En ese caso, conseguir un compañero de cuarto podría reducir tu gasto a la mitad. Si puedes sacrificar la comodidad y la privacidad, esto podría marcar una diferencia significativa en tu presupuesto mensual.

2- Considera un negocio paralelo

Si uno de los miembros del hogar no está trabajando, hasta un trabajo de medio tiempo ayudaría a aumentar los ingresos del hogar. Encontrar otras formas de obtener ingresos adicionales podría ser una manera de ayudar a tu balance general cada mes. Por ejemplo, una de las primas de mi esposa gana hasta US $16,000 por año trabajando desde casa para ayudar a su esposo con los gastos.

Evalúa cómo gastas tu tiempo y analiza si hay una oportunidad de empleo que pueda ayudarte a ganar algo de dinero extra cada mes.

3- Reducir los lujos

¿Comes todos los días fuera? ¿Tal vez pides Uber Eats cada noche cuando tienes flojera de hacer algo? Es posible que tengas que hacer algunos sacrificios con tus lujos para alcanzar tus objetivos de ahorro.

Tal vez puedes cenar antes de ir a ver un partido de fútbol o ver una película en casa en lugar de ir al cine. Tal vez un juego de béisbol de ligas menores, en lugar de un juego de béisbol de Ligas Mayores, todavía podría ser una experiencia divertida con un precio mucho más bajo.

4- Evalúa tus costos

¿Hay alguna manera de reducir tus costos de electricidad? ¿El aire acondicionado necesita estar prendido la noche? ¿Dejas los artículos electrodomésticos encendidos mientras no están en uso?

En lugar de ir a una salón de belleza o a la barbería, vale la pena visitar una escuela de belleza local. Es posible que tengan cortes de pelo de bajo costo disponibles para darles experiencia a los estudiantes.

¿Tienes tu presupuesto hecho? Qué hacer entonces…

  1. Acumula primero algunos ahorros de emergencia: No hagas el mismo error que yo. Ahorra para emergencias y luego para tus proyectos.
  2. Guarda esos cheques de pago extra: Aguinaldo, bonos, comisiones etc… en lugar de gastarte todo de una vez, ahórralos. Vive tu vida cómo si no hubieras recibo ese extra.
  3. Juega con los intereses compuestos: Busca con bancos las mejores cuentas de inversión que puedes usar, sigue depositando regularmente en ellos, no toques el dinero, y disfruta de la magia de los intereses compuestos. He conocido a muchos amigos que se hicieron millonarios simplemente de esta manera.
  4. Da el siguiente paso: Cuando hayas establecido una cuenta de ahorros de emergencia, hayas saldado deudas y tengas ahorros adicionales, ¿qué sigue? Bueno, depende de tus metas. Ahora puedes anticipar grandes gastos, como educación, automóviles futuros, comprar una casa y hasta abrir tu propio negocio.

 

Como medir la riquesa

¿Que significa ser rico?

Definición de la riqueza

Cada uno tiene su propia definición de lo que significa ser rico. Para algunos, es ganar cierta cantidad de dinero. Para mí, la abundancia es una mentalidad, no un número en una cuenta bancaria. Para sentirte rico tienes que cultivar gratitud por las cosas que tienes ahora. Si haces eso, todo lo que acumulas adicionalmente se sentirá como un bono.

No nací en una familia de dinero. Mis padres constantemente se peleaban por el dinero, siempre diciendo al fin del mes que estaban en “rojo”. No estábamos quebrados, pero era suficiente para que mis hermanas y yo nos diéramos cuenta que nuestros padres tenían siempre estrés y preocupaciones por el dinero. Cuando tenía 5 años, mi padre perdió su trabajo, y vivimos 2 años sin ingresos. Mi madre cayó en depresión, y las cosas cambiaron para siempre. Por eso siempre tuve esa necesidad de ayudar. Ayudar a mis hermanas, mis papás, y luego los demás.

Sponsored*

El dinero no necesariamente era lo que me motivaba. No buscaba ser millonario; quería ser feliz. Tenía miedo de mis padres creciendo, siempre estaban de mal humor, la casa llena de gritos regularmente, se peleaban con nosotros cuando uno de los dos no estaba aquí… eso fue lo que quise cambiar. Quería sentirme feliz, así como el resto de mi familia. Y no significaba tener más dinero, si no aceptar la situación y ver lo positivo a través de la oscuridad, pero no tenían esa filosofía y no era posible hacerles ver el lado positivo de cualquier situación. Entonces cuando tuve la oportunidad de ir a vivir a los EEUU, decidí que ya era tiempo. Pensé que comenzaría a ganar suficiente dinero para acabar con ese malestar en mi familia y si podía, comenzaría a ayudar a más gente; amigos como desconocidos. Una vez que encontré mi camino, ya no podía salirme de este.

Hoy en día, soy dueño de varias empresas en Norte América, Asia y Europa. He ayudado a crear muchas empresas, desarrollar muchos proyectos, despertar la llama dentro de muchísimos emprendedores y personas con sueños que se convirtieron en realidad.

Para muchos de mis clientes nuevos, la pregunta para determinar qué tan ricos se sienten es “Si pierdo mi trabajo o empresa hoy, ¿cuánto tiempo puedo seguir viviendo así?”. No eres rico por qué tienes mucho dinero cada mes entrando en tu cuenta. Eres rico cuando puedes conservar más de lo que gastas. He tenido clientes multimillonarios que están al limite de perder todo por cualquier fluctuación en la economía o su industria ya que se gastan todo lo que ganan. No son ricos.

¿Cómo medir mi riqueza financiera?

Tienes que poder dar una respuesta honesta a la pregunta anterior. Si puedes vivir X tiempo sin trabajar eres Y:

  • Menos de un mes: Quebrado
  • Uno a tres meses: Al límite de la quiebra
  • De tres a seis meses: Satisfactorio
  • Seis meses a dos años: Adinerado
  • Dos a cinco años: Rico
  • Cinco o más años: Ultra-rico

¿Cómo medir mi riqueza personal?

Analiza tu nivel de energía cuando te levantas cada mañana ¿Qué tanta…?

  • ¿motivación tienes?
  • ¿ganas te da ir a trabajar?
  • ¿disfrutas de tu tiempo libre?
  • ¿disfrutas de tu familia?
  • ¿te quejas de lo que tienes?
  • ¿sueñas tener mejores cosas?

Es difícil poner un número en la riqueza real de una persona. Pero una cosa es verdad: no depende de cuánto dinero se tiene ni gana, depende de lo que se hace con la vida que se tiene. Tu riqueza es infinita cuando empiezas a medirla con tu alma.

libertad financiera damien soitout

Manejar un presupuesto mensual

DEFINICIÓN DE UN PRESUPUESTO

Si deseas obtener un mayor control sobre tus gastos y comenzar a trabajar para alcanzar tus objetivos financieros, necesitas un presupuesto.

Un presupuesto personal o familiar es un resumen detallado de los ingresos y gastos esperados por un período de tiempo definido, generalmente por un mes. Si bien la palabra presupuesto a menudo se asocia con gastos restringidos, un presupuesto realmente debería significar un gasto más eficiente.

Un presupuesto te mostrará la cantidad de dinero que esperas aportar contra todos tus gastos, desde los gastos requeridos, como los pagos de la casa y el alquiler, hasta los gastos de placer, como entretenimiento. En lugar de ver un presupuesto como algo negativo, puedes verlo como una herramienta para lograr tus objetivos financieros y así evitar caer en bancarrota.

Sponsored*

LO QUE HACE EL PRESUPUESTO

Como herramienta de planificación financiera personal, un presupuesto mensual por escrito te permite planificar cómo gastarás y/o ahorrarás tu dinero cada mes y también como controlar tus patrones de gasto. Aunque hacer un presupuesto no parezca la actividad más emocionante (y para algunos, es francamente aterrador), es vital para mantener tu casa financiera en orden, ya que los presupuestos dependen del equilibrio. Si gastas menos en un área, puedes gastar más en otra o puedes ahorrar ese dinero para una compra futura más grande, construir un fondo para un “día de lluvia” o incluso para la jubilación.

Antes de comenzar a hacer tu presupuesto, es importante darte cuenta de que para tener éxito, debes proporcionar la información más detallada y precisa posible. En última instancia, el resultado final de tu nuevo presupuesto te mostrará de dónde proviene tu dinero, cuánto está allí y adónde va todo cada mes.

PASOS PARA CREAR UN PRESUPUESTO SENCILLO Y EFICAZ

Crear tu primer presupuesto puede ser extremadamente abrumador. Tan abrumador, de hecho, que solo el 15% de las familias mexicanas tienen un presupuesto mensual activo. Pero vale la pena el esfuerzo. El desarrollo de un presupuesto que puedes mantener a largo plazo se ha vinculado definitivamente a la creación de riqueza, mientras que al mismo tiempo te ayuda a salir de deudas y reducir tus gastos.

Cuando construí mi primer presupuesto hace varios años, sabía aproximadamente la cantidad de dinero que ganaba anualmente, pero nunca había desglosado mis gastos por categoría para averiguar cuánto podía pagar de forma recurrente o cuánto dinero podía pagar regularmente. Invertir. Ahorrar.

En resumen, estaba gastando dinero en las cosas que necesitaba y quería sin determinar primero si realmente podía pagarlas. Después de vaciar mi cuenta de cheques una o dos veces, y al tener que pagar varias deudas con tarjetas de crédito debido a mi falta de presupuesto, decidí ser real y comenzar un presupuesto.

Si es la primera vez que realizas un presupuesto, aquí hay 11 pasos para que el proceso sea lo más sencillo posible.

  1. Determina cuanto tienes
    Si tienes ahorros, cuentas de cheques, cuentas de inversión o cualquier otro instrumento financiero, querrá saber cuánto dinero hay en cada cuenta, así como las tasas de interés y los gastos de cada una. Toma nota de esta información, ya que será importante para determinar tu patrimonio neto y el mejor uso de tu capital en el futuro.
  2. Determina cuanto ganas
    Para algunas personas, esto es más fácil que otras. Aquellos asalariados pueden encontrar fácilmente sus ingresos mensuales. Para los empleados que trabajan por hora o aquellos que tienen una empresa donde los ingresos pueden aumentar y disminuir de manera impredecible, esto puede ser mucho más difícil. La consideración más importante, independientemente de cómo ganas tus ingresos mensuales, es determinar la cantidad mensual promedio de ingresos que recibes. Una buena manera de hacerlo es si recibes ingresos irregulares, es promediar los últimos 6 a 12 meses de ingresos recurrentes y utilizar esa cifra. Si deseas ser más conservador, puedes elegir la cantidad mensual más baja que hayas ganado en el último año, lo que tendrás así es el peor escenario posible.
  3. Determina lo que debes
    La determinación de tus pagos mensuales recurrentes de la deuda debe ser tu próximo paso. Esto debería ser bastante simple de hacer, siempre y cuando hayas dejado de incurrir en deudas adicionales en el corto plazo. Si no has podido romper tu dependencia a las tarjetas de crédito, está bien, ya que elaborar un presupuesto actuará como un primer paso para tu próxima salida de deudas. Para saber cuáles son los pagos mensuales recurrentes de tu deuda, calcula el monto total adeudado de cada cuenta de deuda, así como el pago mensual mínimo. Esto incluye préstamos para automóviles, hipotecas, deudas de tarjetas de crédito, préstamos de estudiantes y todas las demás deudas que tu familia paga mensualmente. Esto te proporcionará los primeros artículos de tu presupuesto y te permitirá determinar tu patrimonio neto.
  4. Calcula tu valor neto
    Una vez que sepas cuánto dinero tienes y cuánto debes, puedes determinar fácilmente tu patrimonio neto. Simplemente resta lo que debes de lo que tienes y obtendrás un número. Este número te dirá el valor de tus recursos financieros. Para mí, este número fue revelador. Cuando construí mi primer presupuesto, tenía un valor neto negativo. Supongo que esto es bastante común en México, especialmente para los jóvenes que recién comienzan.
  5. Determina tus gastos mensuales recurrentes promedio
    Esto puede ser la parte difícil para muchas personas. La mejor manera de determinar tus gastos mensuales es hacer una lista de los gastos del hogar durante un mes. Conserva tus recibos, facturas de servicios públicos y cualquier otro gasto que surja durante un período de un mes, y divide estas facturas en categorías. Las categorías pueden ser tan generales o específicas como quieras que sean. Mantengo mis categorías extremadamente generales (automotriz / hogar), mientras que puedes preferir categorías detalladas específicas tales como (lavado de autos / factura eléctrica). De cualquier manera, funciona bien, siempre que determines un monto promedio de gastos para cada categoría.
  6. Ingresa esta información en una base de datos
    Antes, se solía hacer los presupuestos en papel. Las cosas han cambiado para mejor para todos los nuevos presupuestos. Los programas de software como Microsoft Excel y las herramientas de presupuesto en línea han hecho mucho más fácil tomar los resultados de tus primeros pasos y desarrollar un presupuesto a largo plazo altamente ajustable y sostenible. Utilizo Microsoft Excel para mi propio presupuesto personal, porque permite una mayor flexibilidad que sitios web. Sin embargo, muchas personas confían en los sitios de presupuestos en línea, y cualquiera sea el camino que elijas, en última instancia, te ayudará a acumular mayor riqueza y te ayudará a mantenerte alejado de los problemas financieros.
  7. Checa la línea inferior
    Después de ingresar toda la información anterior, descubrirás el número más importante en tu proceso de presupuesto: la línea de totales. Este número te dirá si estás gastando de más o menos. Lo ideal es que durante este paso descubres que vives dentro de tus posibilidades, y tal vez incluso te quede un poco más este mes que el mes anterior. Por otro lado, puedes determinar cuales ajustes hacer a tus gastos mensuales para poder vivir dentro de tus posibilidades.
  8. Hacer los ajustes correctos
    Si el resultado final de tu presupuesto demuestra que estás gastando demasiado de tus ingresos mensuales, llegarás al paso más difícil: hacer cortes en tus gastos mensuales. Hay muchas páginas web que te enseñarán a ser más inteligente con los ingresos que tienes, te ayudarán a reducir tus gastos mensuales recurrentes y establecerán tus límites financieros para la planificación del presupuesto.
  9. Ajusta las categorías basadas en la realidad
    La vida está llena de sorpresas. Los alimentos se vuelven más caros, los precios de la gasolina aumentan y la renta se puede subir cuando menos te lo esperas. Cada vez que notes que la inflación aumenta en tus categorías de gastos, obtienes un aumento en el trabajo y comienzas a ganar más dinero, o peor, sufres un contratiempo financiero como una reducción de sueldo o una pérdida de empleo, debes ajustar tus gastos categóricos según las realidades de el mundo que te rodea.
  10. Pagate a ti mismo primero
    Dependiendo de tu presupuesto, en función de tu balance final, es posible que desees agregar algunos artículos adicionales a tus gastos mensuales. Estos pueden ser dispersos mensuales a una cuenta de ahorros, plan de ahorro para la universidad u otro vehículo de ahorro. Mover dinero en ahorros y tratarlo como un gasto recurrente te permitirá acumular lentamente tus ahorros sin sentir que debes realizar estos depósitos de lo que queda al final del mes.
  11. Rastrear, monitorear y ser disciplinado
    Llevar un registro de tu presupuesto toma aproximadamente una hora a la semana. Pero esto te ahorrará mucho tiempo a largo plazo. Una vez que tengas un presupuesto establecido, querrás mantenerlo bajo control. La disciplina y el conocimiento asociado de que estás tomando buenas decisiones financieras a largo y corto plazo te brindarán una gran comodidad y te llevarán de un cheque a otro con un resultado a largo plazo de tus ahorros.

 

El dinero compra felicidad Damien Soitout

El dinero compra felicidad

LA CUESTIÓN ES: ¿CÓMO?

¿El dinero te sirve a ti? ¿El dinero te hace feliz? ¿Cómo utilizas tu dinero? ¿El dinero realmente compra felicidad? Todas esas preguntas son importantes. Y si no sabes como contestar, está bien. Tengo la respuesta para ti. Por qué la ciencia estudió la cuestión, y pudo determinar que SI, el dinero compra felicidad. Si lo usas correctamente.

ALCANZA TU OBJETIVO

Cada persona tiene un nivel de vida que quiere y requiere. Con lo cual se siente tranquilo, feliz. No tienes que ser multi millonario para que el dinero te de felicidad. De acuerdo a unos estudios de Purdue University y University of Virginia la mayoridad de la gente encuentra paz emocional en Norteamerica con un rango de 60mil a 75mil dólares al año, y 95mil dólares para saciedad. Arriba de este nivel, ya no es nada más que lujos sin los cuales la vida puede seguir siendo muy agradable.

Básicamente el resultado de esos estudios es obvio: Alcanzar esos niveles de ingresos permiten tranquilidad y seguridad. Alivia el estrés relacionado con los pagos de facturas, rentas, necesidades básicas cómo comida, agua, luz, gas etc… Provee un sentido de libertad financiera, lo que resulta en poder disfrutar de la vida en lugar de preguntarse cómo voy a subsistir hasta el fin del mes. Del otro lado, los ingresos bajos son factores de una presión personal que hace que cualquier hecho no planeado pueda ser el fin de la vida como la conocen. Puede ser una emergencia médica, un divorcio, un accidente de coche, un fuego en la casa. Todos los riesgos de la vida asociados con gastos importantes son pesos difíciles de soportar sin libertad financiera.

El Journal of Public Health publicó resultados de un estudio muy interesante acerca de la correlación entre ingresos bajos y depresión. Demuestra que al alcanzar libertad financiera la gente disminuye sus riesgos de enfermedades mentales a largo plazo contra la gente de ingresos bajos.

¿Qué significa eso entonces? Si ya alcanzaste ese nivel promedio de 60-95mil dólares anuales y  no te sientas feliz, necesitas aprender a utilizar tu dinero. Es importante cambiar tu mindset (manera de pensar) y leer acerca de la gestión de dinero. Por qué a ese nivel deberías sentirte liberado y menos estresado, y más feliz que el promedio de la clase media o baja.

Si aún no alcanzas ese nivel de ingresos, el primer paso es conocer tus números financieros. Es importante saber cómo y cuánto uno puede gastar al mes. Tener un plan de gastos fijos, variables, y de ahorros para poder establecer una seguridad financiera adaptada a tu nivel de ingresos. Al tener ahorros para emergencias puede bajar tu nivel de estrés de manera considerable, un paso importante hacía paz interior y felicidad.

Ahora, es necesario también saber cómo gastar. Y existen unos ejemplos de gastos que te pueden llenar de felicidad.

Sponsored*

EJEMPLOS DE COMO GASTAR TU DINERO

1- Gasta en seres queridos

Ha sido comprobado por Oxford, Harvard y una multitud de estudios diferentes a través de los años: La gente que gasta en familia, amigos y caridad son más felices. Y estar presente en el momento que la(s) persona(s) recibiendo el reglado/donativo y poder ser testigo de la felicidad provocada por ello incrementa aún más tu nivel de felicidad.

¿Haz regalado un detalle a un pariente? ¿Tal vez un(a) [email protected]? ¿Viste esa sonrisa en su cara? ¿Cómo te hizo sentir? Que sea algo que cambia la vida de uno, o simplemente un detalle que significa mucho para la otra persona, que les hace sentir queridos, importantes, hasta a veces seguros, es algo que te generará felicidad. No tiene que ser algo caro. Solo el gesto a veces es suficiente para llenarte y llenarla de felicidad.

Mejorar la vida de los demás mejorará la tuya.

2- Gasta en experiencias

Si leíste ¿Eres un gastador inteligente? sabes que gastar en cosas no te llenará de felicidad. Pero crear memorias si lo hará. Gastar tu dinero en viajes, experiencias, momentos inolvidables te llenará mucho más que cualquier teléfono, coche o casa. ¿Porque?

  1. Crea conexiones. La gente que comparte la experiencia contigo, que sean gente que te acompañó o personas que conociste durante dicha experiencia, sentirás un link especial formándose entre tú y ellas. Y saben que es humano querer acercarnos a los demás.
  2. Una experiencia se prepara. Varios estudios demuestran que el tiempo de preparación, la anticipación del evento, representa casi el 50% de los mejores recuerdos de la experiencia. Además, demuestran también que durante todo el tiempo de anticipación tu nivel de felicidad sube dramáticamente hasta el inicio de la experiencia.
  3. Los recuerdos son usualmente aún mejores que lo que realmente viviste. Las personas usualmente retienen los mejores momentos de una experiencia y los mejoran inconscientemente en su cerebro, haciéndolos aún más felices y nostálgicos al momento de recordarse.
  4. El impacto dura mucho más que el hecho de comprar una cosa material. (ver ¿Eres un gastador inteligente?)

3- Compra tiempo perdido

Aquí muchos van a pensar ¿de qué está hablando? Bueno, déjame explicar: De todo lo que el dinero puede comprar, el tiempo es el más valioso. Professor Elizabeth Dunn, escritor del libro “Dinero Feliz: La ciencia de gastar en felicidad” dice lo siguiente:

“No compres un coche un poco más elegante para tener asientos con calefacción durante esas dos horas de tránsito a tu oficina. Compra un lugar cerca del trabajo, de modo que puedas usar esa hora final de la luz del día para patear una pelota en el parque con tus hijos”.

Eso es un ejemplo. Pero no solamente puedes comprar ese tiempo en el tráfico. ¿Cuánto tiempo tomas a la semana limpiando tu casa? ¿Cuánto tiempo pasas haciendo tus compras? Existe una multitud de ejemplos de tareas que podrías evitar pagando un servicio o una persona  para hacerlo en tu lugar. Todo eso es posible. Al tener un plan de gastos. Lo más tiempo liberas en tu agenda, lo más tiempo puedes dedicar a personas y actividades que llenarán de felicidad. No significa ser flojo, significa saber manejar:

  1. Tu tiempo
  2. Tu dinero

Y eso no tiene precio.

4- Tu percepción

En fin, tu felicidad depende de cómo percibes tu vida, tu dinero, tu tiempo, tus objetivos etc… La felicidad se vive de acuerdo a tu mindset. ¿Cuál es la historia que te cuentas a ti [email protected] acerca de tus finanzas? ¿Es positivo, o te limita en tus sueños y objetivos? Si tu historia no te hace feliz, cambia tu vida.

Hay que saber ser agradecido en la vida. Lo más agradecido eres, lo más feliz serás. Leer también: Abre tu mente, llena 6 areas de tu vida para ser feliz

Relacionado: ¿Qué significa ser rico?

Abrir chat