Carrito

relación internet

Ser una pareja feliz en un mundo gobernado por internet

Ha sido comprobado que hoy en día, de manera general, las parejas no se quieren casar. Hemos visto en los últimos 20 años un crecimiento en las tasas de divorcios, una baja en la tasa de nuevos matrimonios, y la gente tiene menos hijos. Muchos estudios buscan encontrar razones dentro de los climas políticos, económicos, financieros…

En mi opinión es importante analizar un aspecto que es la raíz de todos estos cambios: Los cambios culturales. Igual que en el mundo de los negocios, la cultura en general en las sociedades del mundo ha cambiado demasiado por varios factores, uno de los mas importante ha sido el Internet; y particularmente las redes sociales.

Cuando empezaron a aparecer redes como youtube, Facebook, Twitter, e Instagram, hemos abierto una nueva puerta en nuestras vidas privadas. Un sentimiento de inadecuación empezó a emerger en los usuarios viendo vidas “perfectas” a través de sus pantallas. La banalización de las parejas, relaciones con la familia, el sexo y todo lo que antes era algo privado, se volvió parte del internet.

Sponsored*

El nivel de felicidad de la gente empezó a depender de los Likes y los ReTweets, y el mismo nivel de integridad (baja) se instigó en la vida “real” (fuera de las pantallas). Lo resultante siendo que poco a poco las parejas (ya sin tanta privacidad como antes) empezaron a compararse con lo que ven en el internet, sin pensar que la mayoría de las publicaciones reflejan únicamente lo positivo, o mienten para conseguir Likes y RTs.

¿Cómo ser una pareja feliz en un mundo gobernado por internet?

Es importante darse cuenta que la vida en línea ya es parte de la vida real. Todo lo que ves puede ser analizado para perfilar cualquier persona. Significa que cualquier tipo de personalidad que tienes en tu vida real, está representada (a pesar de las apariencias) en tu vida en línea. Por eso se forman y hasta se mantienen parejas a través del internet.

1- Deja ser privado lo que tiene que ser privado

Tu pareja no debería darse cuenta un día que publicaste fotos o videos sin su consentimiento en redes sociales. Su derecho de imagen es suyo, no tuyo. Especialmente cuando se trata de fotos o videos privados.

Además, no discutas con él/ella en un forum o por comentarios en facebook o en tweets. Si tienes que platicar o discutir, hazlo en persona, en privado como debe de ser.

2- Deja de comparar tu vida con la de los demás

Hace tiempo me acuerdo que mi esposa me dijo algo como “No puedo creer que mis amigas se la pasan viajando y lo único que hacemos nosotros es estar en casa y salir a comer o al ciné.” No se daba cuenta que estábamos construyendo algo más grande para nosotros. He tenido que explicarle que todo lo que estaban gastando sus amigos, yo lo estaba invirtiendo en proyectos que iban a darnos un millón de veces más que lo que podrán soñar tener durante el resto de sus vidas.

Si te comparas con las apariencias que alguien publica en línea te vas a arrepentir por tu vida mientras pudieras estar haciendo algo con una visión y objetivo.

3- Establezca metas y construye proyectos juntos

En lugar de soñar de lo que los demás están haciendo, apaga instagram y siéntate con tu pareja. Haz una lista de las cosas que quieres para ti, y para tu relación. La comunicación es clave para cualquier relación de pareja. Establecer sueños, proyectos y metas te permite tener un objetivo en común por lo cual trabajar. Si quieres, inspírate de lo que los demás hicieron/publicaron, pero no le hechas la culpa a tu pareja por no haber podido lograrlo aún.

4- Practica la empatía

Si vas a usar redes sociales, varios sentimientos/emociones van a despertar dentro de ti. Envidia, ansiedad, estrés, tristeza. Tienes que cambiar tu manera de analizar lo que los demás están publicando. Debes aprender a sentirte feliz por los demás, pensar que si lo hicieron está muy bien, significa que tú también podrás hacerlo. Empezarás a sentirte mucho más [email protected], y el impacto en tu vida de pareja mejorará considerablemente.

5- Pasa tiempo juntos

Cuando publicas cosas en línea, abres una ventana dentro de tu vida privada. Estás compartiendo momentos con todos tus seguidores o fans. No es lo mismo pasar un tiempo con tu pareja sin celular que hacerlo haciendo un Live o publicando historias a cada rato. Apaga tu celular, disfruta del momento, enfoca tu mirada en él/ella y no en tu pantalla.

6- No intentes cambiar tu pareja

La gente es más y más influenciable. Cuándo vas en las redes sociales a ver parejas de tus [email protected], bloggers, influencers etc… (In)conscientemente te identificas con estas personas y buscas reproducir ese nivel de felicidad representado en las publicaciones. El problema es que tu pareja es una persona única, completa, con sus buenas y sus malas. Buscar cambiarla únicamente la empujará cada vez más lejos de la relación y posiblemente, al implementar esos cambios, dejarás de reconocerla y puede que se acabe la relación.

7- Sé [email protected]

Si una cosa es peor que todo lo que puedes estar viendo en las redes sociales o lo que publicas, es todo lo que no puedes ver que dejas en línea. Una huella digital que rastrea todos tus movimientos, y que sin querer puede mostrar al mundo cualquier comportamiento negativo que puedas tener cuando no estás con tu pareja. Ya no te puedes esconder y actuar de una manera que tu pareja no aprobaría. Entonces si no has podido encontrar en esa persona lo que realmente querías, platica con él/ella, o sal de la relación en lugar de hacer más daño. Todo se sabe en el internet, especialmente cuando sabes dónde buscar. Sé [email protected] o quédate [email protected]

empleados felices

¿Cómo hacer felices a tus empleados?

He trabajado en muchos países de todo el mundo, en varios tipos de empresas. Grandes como pequeñas. Una de mis primeras observaciones como empleado era el odiar al jefe por tener mucho más que su staff, y al mismo tiempo admirarlo por poder tener esa mentalidad que lo llevó a estar en esta posición.

No es fácil ser empleado, pero tampoco es fácil ser jefe. La realidad es que muchas personas se encontraron en una posición de interés por hablar más fuerte que los demás. Tienen unas de las cualidades requeridas para ser un buen jefe. El problema es que las que les hace falta son las que haría de ellos un líder, y mejoraría el humor de sus equipos.

¿Cómo hacer felices a tus empleados?

La primera vez que pregunté esta pregunta a un cliente de los EEUU, su instinto ha sido de contestar “pagarles más”. Un buen jefe sabe que no existe un monto de dinero que pueda mantener un buen empleado en la empresa si el jefe es malo. Entonces le pregunté de nuevo: ¿Cómo hacer felices a tus empleados?

Sponsored*

  1. Deja de ser codo… con el tiempo
    Tus empleados tienen una vida fuera de la oficina. Hacerles trabajar de los 9pm a las 5pm a fuerza, aún cuando no se presta a estos horarios el puesto que tienen, es ridículo. Deja de pensar que por qué les pagas tienen que estar sentados en su escritorio durante este rango de tiempo.
    Además: Dales más vacaciones. Por qué el gobierno pide mínimo 5 días hábiles al año no significa que van a ser menos productivos si les das más días de vacaciones.
  2. Crea oportunidades de crecimiento
    Los mejores empleados en el mercado del trabajo son los que buscan crecer. Si les cierras las puertas se van a ir por qué no se van a sentir florecientes en su trabajo. Asegúrate que todo el mundo tenga la oportunidad de poder subir de puesto y tendrás un equipo motivado, productivo, enfocado y feliz de venir al trabajo.
  3. Motiva a tu equipo
    En lugar de gritarles cuando cometen errores, y se que a veces es difícil no hacerlo, busca soluciones con ellos. Enséñales el camino correcto, se sentirán agradecidos y motivados para trabajar aún mejor.
  4. Sé agradecido
    Si alguien hace algo bien, menciónalo. Es fácil señalar errores, pero hace más efecto positivo señalar una buen acción. Dales un regalo, premio o algo para logros importantes.
  5. Regala beneficios adicionales
    Igual que con las vacaciones. Que el gobierno proponga un mínimo de beneficios a ofrecer a los empleados no significa que debes conformarte con esto. Los que lo hacen generalmente no tienen un buen ambiente de trabajo. Busca maneras de dar más de lo que esperan tener al momento de llegar a la entrevista.
  6. Incluye a los empleados en las decisiones
    Tengo una filosofía tal vez un poco vanguardista acerca de quien contrato. Para mí es importante saber cómo funciona el puesto, para entender de que me habla la persona en dicho puesto; pero no significa que quiero encargarme de esto. Contrato personas que saben más que yo por qué así tengo un equipo de expertos que me ayudan a crecer personalmente, profesionalmente, y especialmente: ayudan a hacer crecer la empresa. Por eso es importante incluir esa gente en las decisiones, al menos para escuchar sus puntos de vistas y análisis.
  7. Dales un equilibrio de vida
    Deja de pedirles llegar temprano y salir tarde. La cantidad de horas que uno pone en un lugar no tiene relación con la calidad del trabajo producido. Hace una semana encontré a un señor que contratamos para hacer una serie de operaciones para ayudarnos con un proceso complejo. Con su enfoque, conocimiento, y profesionalismo arregló en cinco horas entre 4 días (1 hora 15mn por día) un problema que nos tomó más de 15 días completos arreglar un año antes. Confía en tu equipo y sus habilidades. Pueden lograr hacer cosas en un tiempo reducido si sabes contratar bien, entonces prémialos con más tiempo libre para vivir fuera del trabajo.

No hay ciencia, una empresa es una comunidad. Existe una jerarquía pero también cada persona es individual con sus creencias, sus cualidades, defectos, y necesidades humanas. Respeta estos elementos y tendrás un equipo feliz y trabajador.

vivir una mejor vida

Eleva tus estándares

¿Cuál es la diferencia entre algo que deberías hacer y algo que debes hacer absolutamente? Cuando hablamos de estándares de vida, muchas personas piensan de manera equivocada que debes empezar a “vestirte para el trabajo que quieres, no para el que tienes” o vivir en una zona más cara con gente de otro nivel socio-económico. No. Hoy vamos a hablar de tus estándares personales, los que tienes dentro de ti.

Te haz dicho a ti [email protected] frases como:

  • “Debería comer mejor” o
  • “Debería empezar a hacer ejercicio” o
  • “Debería empezar a ir a dormir más temprano en las noches en lugar de ver 5 capítulos de Black Mirror en Netflix.”

La gente ha creado un estilo de vida y de pensar, sus estándares de vida, desde muy temprano. Usualmente ha sido influenciado por sus papás, amigos de infancia, maestros… Toma un minuto y piensa en tu manera de pensar acerca de asuntos muy generales como las políticas, la gestión del dinero, la manera de educar tus hijos. Te darás cuenta que tiene muchas similitudes con comportamientos de familiares o amigos cercanos.

Es normal para todos, el problema aquí es que se aplica también a lo que piensas que puedes lograr en tu vida. Muchos amigos con quien he crecido en los años 90′ que eran de familias de clase media o media-baja hoy están bloqueados en este nivel y se sienten infelices. Tenían todos estos sueños y potencial creciendo pero un día decidieron que no iba a ser posible lanzar un negocio propio, o ir a los EEUU para estudiar un MBA a pesar de tener una beca, o de ir a esta competencia de Apps en Paris para presentar su proyecto.

Sponsored*

Estos limites que la gente se pone de manera inconsciente o consciente en sus cabezas aparecieron por qué un día vieron que tal norma es aceptada por la sociedad, su familia, y/o amigos; y ha desarrollado una zona de confort. Algo que pudieron controlar y en lo cual sentirse seguros y donde nunca han tenido una necesidad de hacer que sus sueños se cumplirán.

¿Cómo elevar mis estándares para cambiar mi vida?

Cuando absolutamente debes hacer algo, como si tu vida dependiera de ello, hay un cambio que ocurre en ti. Si comer de manera más saludable significa que vivirías o morirías, lo más probable es que lo hagas. Lo mismo con el ejercicio y tratar a tu pareja con respeto, si tu vida dependiera de ello, harías los cambios necesarios.

Identificar tus estándares actuales

Es importante que determines dónde tienes limites. Si estás trabajando en una oficina con un sueldo correcto pero que siempre quisiste lanzar tu propio negocio, tal vez nunca lo hiciste por qué te sentías demasiado cómodo en tu posición actual. Piensa en la manera que pudieras cambiar esto para lanzar tu negocio.

Identificar cuales son los estándares que quieres alcanzar

Piensa en tus sueños más profundos, tus deseos de niño que todavía te hacen soñar pero que nunca has echo algo para lograrlos. Empieza a pensar como fuera tu vida al alcanzarlos.

Crea un mapa

Diseña tu mapa y hazlo de tal manera que te fuerza a lograrlos sin excusas. Ponte en el estado de mente “Si no lo logro, estoy muerto.” Si conviertes tu sueño en una necesidad de vida o muerte, ya no tendrás opción que lograr cumplirlo.

Autodisciplina

Empezar con tu cambio es un primer paso, pero tener la disciplina para reproducirlo cada día hasta que se convierta en tu rutina es clave.

 

¿Cómo te defines a ti mismo? ¿Y cuándo empezaste a creer eso? ¿Hace cuántos años decidiste lo que podías y no podías hacer en tu vida? ¿No crees que es hora de elevar tus estándares, convertir tus “debería hacerlo” en “debo hacerlo” y darte una nueva identidad?

Leer también: La importancia de hacerse las preguntas correctas

 

Ayudar el mundo

Maneras fáciles de impactar positivamente al mundo

Cuando uno piensa en impactar el mundo, usualmente relaciona esta noción con un aspecto monetario. Es comprensible que asocies “ayudar” con “donar/gastar” pero en realidad hoy en día vivimos en un mundo donde las oportunidades para ayudar a mejorarlo son casi infinitas.

Hace unos días alguien me preguntó cuál legado quería dejar al mundo; cuál era mi misión con todo lo que estoy haciendo. Sin tener que pensarlo, contesté que era muy sencillo: recuperar los valores que se hacen más y más invisibles en nuestra sociedad. Por lo tanto, aquí he listado unas ideas de cómo puedes impactar el mundo de manera positiva sin tener que gastar miles de dólares cada mes.

Sponsored*

1- Ser amable con todos

Es básico y parece ser algo de sentido común, pero cuando tomas un segundo para pensarlo, es un valor que se va perdiendo. ¿Cuántos familiares o amigos tienes que no respetan al señor que recolecta la basura, el mesero, el abuelo que cruza la calle muy lentamente? Deja de enojarte con los demás, y acepta que cada persona es diferente. Si todo el mundo aplicaría esta noción de respeto, muchos problemas podrían desaparecer.

2- Educa a tus hijos

Los niños reproducen lo que ven con sus papás. Antes de hablar o hacer algo que va a dar un ejemplo equivocado a tus hijos, hazte una pregunta sencilla: ¿Qué pensaría yo de mi hijo si hubiera hecho/dicho esto? Deja un legado al mundo a través de hijos responsables, educados con un enfoque en tener empatía y respeto por los demás.

3- Conviértete en un mentor

Ya tengas hijos o no, a veces encuentras personas que necesitan a alguien para enseñarles el camino. Ya sea para una carrera profesional, educación o lanzarse en un arte, si tienes experiencia y un cierto nivel de éxito en tu camino, no dudes en ayudar a alguien con un potencial que puedes apoyar en desempeñar.

4- Recoge basura

No es normal estar en el 2019 y que todavía encontramos basura en las calles. Deja de culpar a tu gobierno local, empresas con fábricas o las otras personas por tener una ciudad sucia. Es la responsabilidad de todos en una comunidad de participar en el bienestar del medio ambiente y la limpieza del lugar. No te cuesta nada no tirar basura en la calle. Guarda tu papelito o tu vaso de plástico  contigo hasta que encuentres un bote de basura donde dejarlo.

5- Involúcrate en tu comunidad

Puede ser a través de asociaciones, gobierno local, grupos de empresas… Existen muchas maneras de involucrarse hoy en día en una causa para ayudar los demás, ayudar la ciudad, ayudar el medio ambiente etc… y no te cuesta nada más que un poco de tiempo cada mes.

6- Haz donaciones

En lugar de esperar por tu venta de garaje del día de la virgen de Guadalupe o cualquier otra fecha en el año, dona esta ropa, el microondas o un juguete a alguien que realmente lo necesita. No solamente vas a ayudar una persona o una familia, te va a ayudar a ti también a crecer personalmente.

Ver: One Tree Planted

7- Comparte comida

Hace una semana estuve en la Ciudad de México en un restaurante en Polanco. El clima estaba rico y decidí comer en la terraza. Empezaron a llegar unas hermanas pidiendo comida o dinero a la gente. Mi postre era muy grande, y tenía más que lo que podía comer. Entonces les invité a sentarse y comerlo mientras pagaba la cuenta.

 

Abrir chat