Carrito

cambiar de hábitos

¡Ya es hora de cambiar de hábitos!

El cambio da miedo a la gente. Más aún cuando se trata de sus hábitos, de su manera de vivir y de pensar. Cambiar de hábitos es vital para nuestro bienestar.

Damos por sentado la salud por qué nos preocupamos únicamente por ello cuando la sentimos alejándose de nuestro cuerpo y mente. La salud es lo más importante en nuestra vida. Sin ella se corta el tiempo a disfrutar de tus seres queridos. Se corta el tiempo para disfrutar de tu vida. Tus sueños nunca se vuelven realidad, y en fin te vas de este mundo sin haber podido cumplir tus proyectos más locos.

Una triste realidad es que solamente nos arrepentimos de no alimentarnos sanamente, hacer ejercicio, dormir lo suficiente, decir “no” a ciertos hábitos negativos una vez que nos enfermamos.

Si piensas, de manera real y profundamente honesta contigo mismo/a, ¿Qué podrías estar haciendo mejor? ¿Porque no empezar ahora?

Recuerda que la motivación no siempre está en nosotros, y tampoco siempre tendrás alguien detrás de ti empujándote a tomar decisiones correctas. Una persona saludable es una persona que sabe mentalizarse. Esforzarse a hacer lo correcto aún que no tenga motivación o una persona de confianza a su lado para forzarla. Si puedes alcanzar este nivel de auto estima y disciplina, estás listo/a para cambiar tus hábitos y vivir una vida larga, de calidad, y sana.

Todo cambio requiere de un esfuerzo, tanto físico como mental, pero vale mucho la pena el resultado, te lo aseguro y es mucho más fácil de lo que crees.

Sponsored*

¿Por dónde debería empezar para cambiar mis hábitos?

1- Alimentarte más sano

Ayuda con la edad de tu cuerpo. ¿Sabías que tu edad y la de tu cuerpo no siempre son iguales? Hace poco he tenido un paciente de 29 años, y su edad corporal era de 49 años. Su corazón era muy veloz, su presión muy alta, su peso un poco arriba del promedio, y nunca hacía ejercicio. Le ha costado trabajo, pero después de varios meses, hemos empezado a ver una reducción de su edad corporal de 49 años a 43, y cada mes va bajando un poco más.

2- Tomar más agua

Es muy común en América Latina ver niños cómo adultos tomando refrescos en lugar de agua natural durante el día y también en las comidas. Cambiar de hábito cuando eres adicto a un producto es complicado, pero debes entender que lo refrescos tienen una lista larga de contraindicaciones para tu salud. Primero, el nivel de azúcar es peligroso para tu colesterol, tu presión arterial, puede llevarte a tener diabetes, y es una de las causas más fuertes de obesidad infantil. Además, tomar refresco acelera tu ritmo cardiaco, provee tus reservas de energía con más combustible que necesario y puede impactar tu sueño. Recuerda que dormir es sumamente importante para tu salud.

3- Caminar al menos 15 minutos al día y disfrutar al máximo tu paseo

Caminar es muy bueno para la regulación de tu cuerpo. Te ayuda a bajar tu porcentaje de grasa corporal sin tener que hacer muchos esfuerzos, ayuda con la digestión, y es bueno para vaciar tu cabeza y organizar tus pensamientos.

4- Preferir las escaleras en lugar del elevador

Hay muchos ejercicios básicos de la vida normal que puedes hacer en lugar de ir al gym. Si siempre tomas el camino más difícil, que requiere más esfuerzo físico, en realidad ni necesitas ir al gym todos los días. Unas 3 veces a la semana es más que suficiente.

5- Comer más frutas y verduras

Comer frutas y verduras es muy importante para tu piel, tus órganos, tu sangre, tu digestión, tu colesterol y una multitud de características corporales involucradas con los riesgos de enfermedad al no consumirlos. Esfuérzate en comer al menos 5 al día para tener un equilibrio dietético de calidad. Después de unas semanas te darás cuenta del aumento de energía que tienes a través del día.

6- Dormir al menos 6-8 horas al día para que recargues tu energía

Tu cuerpo necesita pilas. Si no duermes, comer bien no te permite recargarte completamente. Debes imperativamente tener un horario dedicado a descansar. Puedes ver todos los beneficios de tener una noche de calidad aquí.

Comer saludable no es caro

Comer en forma correcta es sencillo, y no, no es caro: es económico. Además, es delicioso y si estás acompañado por un nutriólogo como yo, te puede diseñar recetas ricas sin quitarte nada de lo que te gusta comer, solamente adaptando las cantidades correctas cada semana. Ser saludable no significa gastar mucho, por cierto, todas las recetas que diseño para mis pacientes se hacen con ingredientes que consumes casi diariamente y que puedes encontrar en cualquier tienda.

¿Cuáles son los beneficios de alimentarse correctamente?

  • Te enfermas menos.
  • Rindes más en todas las actividades diarias.
  • Previenes el sobrepeso y obesidad.
  • Previenes la diabetes.
  • Previenes la hipertensión.
  • Previenes ciertos tipos de cáncer.
  • Previenes las enfermedades del corazón.
  • Previenes la desnutrición.
  • Previenes la anemia.

Recuerda: Si no te cuidas tú, nadie más lo hará por ti.
— Nutrióloga Helena Salar Ruiz

Comer saludable no es caro, solamente se trata de acercarse con un experto en nutrición para que puedas entender cómo manejar una vida saludable.

Este artículo es una aportación especial de la Licenciada Helena Salazar Ruiz, Experta en nutrición, Nutrióloga Personal de Damien Soitout. Puedes encontrarla en sus redes sociales:
FacebookInstagram

ducha fría

¿Para qué tomar duchas frías?

Tomar una ducha fría temprano en la mañana o para terminar el día suele ser un reto para muchas personas, ya que la mayoría se ha acostumbrado a tomarlas calientes para relajar el cuerpo.

Pero las duchas frías realmente ofrecen beneficios para el cuerpo y podrían ayudar a mejorar la salud de muchas maneras, desde relajar la mente hasta mejorar la piel y reducir las grasas.

Sponsored*

1- Aumenta tu estado de alerta

La respiración profunda en respuesta al shock de nuestro cuerpo al entrar en contacto con el agua fría nos ayuda a mantenernos calientes, ya que aumenta nuestra ingesta total de oxígeno. Por lo tanto, nuestro ritmo cardíaco también aumentará, liberando una oleada de sangre a través de todo nuestro cuerpo. Esto nos da una dosis natural de energía para el día.

2- Mejora la piel y el cabello

Los beneficios de tomar una ducha fría no solo dan una mejor salud, sino que también hacen que las personas se vean mejor. El agua helada puede ayudar a reducir el riesgo de perder demasiados aceites naturales en la piel y el cabello.
También ayuda a que el cabello se vea brillante y fortalezca su agarre en el cuero cabelludo.

3- Mejora la inmunidad y la circulación

El agua fría puede mejorar la circulación al estimular que la sangre rodee nuestros órganos, lo que puede ayudar a combatir algunos problemas de la piel y el corazón. A medida que el agua fría golpea el cuerpo, su capacidad para hacer que la sangre circule hace que las arterias bombeen la sangre de manera más eficiente, lo que mejora la salud general del corazón. También puede disminuir la presión arterial, despejar las arterias bloqueadas y mejorar nuestro sistema inmunológico.

4- Disminuye las posibilidades de depresión

Se ha encontrado que las duchas frías alivian los síntomas de la depresión al estimular “la mancha azul” en el cerebro que libera “noradrenalina”, una sustancia química que desempeña un papel en el alivio de la depresión.

5- Estimula la pérdida de peso

Las duchas frías pueden ayudar a bajar de peso de una manera inesperada. El cuerpo humano contiene dos tipos de tejido graso, grasa blanca y grasa marrón. La grasa blanca se acumula cuando consumimos más calorías de las que nuestro cuerpo necesita para funcionar, y no quemamos estas calorías para obtener energía. Esta grasa corporal se acumula en la cintura, la parte baja de la espalda, el cuello y los muslos, y es la única que todos luchamos por eliminar. La grasa marrón es la grasa buena, que genera calor para mantener nuestro cuerpo caliente y se activa cuando se expone al frío extremo. Por lo tanto, las duchas frías pueden promover la actividad de la grasa marrón.

Leer también: Consejos para ser un emprendedor saludable

6- Recuperación muscular más rápida

Un baño de hielo después del entrenamiento intenso mejora la circulación y ayuda a eliminar un poco de ácido láctico, lo que podría acelerar la recuperación del cuerpo. Por lo tanto es recomendado bañarse con agua fría para ayudar con la recuperación muscular.

7- Ayuda a dormir mejor

Tomar una ducha fría te da un efecto tranquilizante que te llevará directamente a la cama. Leer: La importancia del sueño.

 

 

Abrir chat