Carrito

estres e inteligencia emocional Damien Soitout

Reducir tu estrés en el trabajo

Un estrés excesivo en el trabajo puede ser nefasto para tu salud y tu productividad. Eso puede impactar directamente tus planes de desarrollo personal y profesional, y consecuentemente, la posibilidad de lograr el éxito que estás buscando.

Lo bueno de estos tiempos en los cuales vivimos ahora, es que ese problema ha sido analizado, estudiado, y hemos encontrado maneras de manejarlo. Cómo prácticamente todo en tu vida, lo más importante que te pasa, se maneja en tu mente. Entonces es importante aprender a controlarla en ese caso también. Piensa en tomar los siguientes pasos para mantener un sentido de autocontrol en el trabajo.
(Ver: El impacto del estrés en tu salud y bienestar)

Inicia el día con menos estrés

Tu vida y bienestar son tuyos, contrólalos. Para mejorar tu salud física y emocional, asume la responsabilidad de tu bienestar físico y emocional, hazlo parte de tu trabajo para maximizar tu salud. En ese sentido, no te atrapes. Tómate el tiempo para identificar tus propios malos hábitos, actitudes negativas y otras conductas dañinas que se han convertido en una segunda naturaleza. Puedes descubrir que eres el autor de una gran parte de tu propio estrés.

Haz trabajar tus fuerzas de comunicación. Aclara tus tareas y tus objetivos según sea necesario; no adivines. Cuando eres un comunicador experto, tus relaciones con todos en el trabajo serán más fáciles. También serás más eficiente.

Se pro – activo, no reactivo. Identifique cuales factores en una situación estresante están bajo tu control. Suelta lo que no lo es y sobresal en lo que sí lo es.

Sponsored*

Gestión de tu tiempo y tareas

Analiza y equilibra tu agenda, incluyendo tus tareas diarias, tareas a largo plazo y responsabilidades. Encontrar un equilibrio trabajo-vida es clave. Si no puedes hacerlo es la receta perfecta para quemarte. Cuando tienes el horario y la rutina correcta, puedes relajarte adecuadamente.

El poder de la palabra “NO”. Aprende a decir no a lo que los demás te piden. No te sobrecargues de responsabilidades, trabajo, compromisos que no pueden coincidir con tu rutina y tus horarios. Recuerda que la vida no es una linea recta. Siempre hay sorpresas de un lado u otro. Es importante cuidar tu tiempo ya que nunca sabes cuando algo inesperado va a ocurrir y requerir tu tiempo extra. Enfoca en lo importante y lo que agrega valor a tu trabajo y a tu vida. El resto no es tu responsabilidad.

No vives con prisa o presión. Toma unos 15 minutos entre cada obligación. Por ejemplo en la mañana, levántate un poco más temprano, empieza con tu rutina, y cuando llegues a la oficina todavía tendrás un poco de tiempo para no entrar directamente en la acción del día. Además es importante hacer pausas. Ve a caminar, tomar un té, hablar con un colega o amigo durante unos 10 minutos cada tres horas. No solamente te tranquilizará, te ayudará a dar un boost a tu nivel de concentración cuando regresas a trabajar.

Prioriza una lista de tareas importantes. Organiza tareas más grandes en partes manejables y concéntrate en una a la vez. Asegúrate de que te estás esforzando por alcanzar objetivos específicos, medibles, alcanzables, realistas y anclados dentro de un marco de tiempo. Aborda los elementos de alta prioridad primero. Si una de las tareas te resulta particularmente poco atractiva, táchala lo antes posible y crea un descanso más placentero y productivo de tu día.

Practicar la inteligencia emocional (IE)

La inteligencia emocional (IE) se refiere a qué tan bien puedes entender y manejar tus emociones. Hay tres elementos centrales de la IE: la conciencia emocional necesaria para identificar las emociones, ya sean tuyas o ajenas; la capacidad de aprovechar las emociones y usarlas para resolver problemas y pensar con eficiencia; y la capacidad de regular tus propias emociones y calmar o mejorar los movimientos de otra persona.

Practicar la IE te da confianza en tí mismo y el poder de usar tus emociones de manera constructiva y positiva. La IE te permite convertirte en un factor de influencia y desactivar la tensión, el conflicto y el estrés.

Paso 1: Para dominar la IE, necesitas tener suficiente conciencia de tí [email protected] como para reconocer las formas en que tus emociones determinan tus decisiones; tus emociones deberían ayudarte a tomar mejores decisiones, no nublar tu juicio. Autogestionarte para controlar tu comportamiento y adaptarte cuando las circunstancias cambien. Afina tu conciencia social para comprender las emociones de tus compañeros de trabajo para que puedas manejar tus relaciones y conflictos interpersonales.

Paso 2: Practicar la IE en el trabajo incluye usar tus sentidos para revitalizar y calmar tus sentimientos estresantes rápidamente. Esto significa encontrar que impulsos sensoriales funcionan para ti; intenta escuchar música relajante, oler lavanda o mirar una fotografía de tus seres queridos. Presta atención al lenguaje corporal, incluido el tuyo. Finalmente, lleva el humor a las situaciones estresantes cuando puedas, y siempre busca soluciones positivas.
(ver: El arte de la relajación para tener éxito)

Recuerda: Eres el autor de tu historia, y no se trata solo de continuar tu trabajo, sino de tu misión. Hazte cargo de ti mismo, convierte tu historia en una aventura épica positiva. Con un autoaprendizaje inteligente, desarrollarás conductas saludables y reducirás tu estrés mientras aumentas tu nivel de rendimiento.

Acerca del Autor: El Equipo Damien Soitout Diamante
El equipo de Damien cultiva, cura y comparte las historias y principios básicos de Damien Soitout para ayudar a los demás a lograr una vida extraordinaria.

¡Participa!

¡Únete a la red del éxito!

Haz conexiones de negocios y de amigos, y ábrete a un nuevo mundo de oportunidades.

Comentarios

Sin comentarios aún