Carrito

crecimiento orgánico

¿Qué es un crecimiento orgánico?

Si tienes un negocio, lo más importante para ti y para tus inversionistas es tu crecimiento. La métrica para el crecimiento puede variar dependiendo de la gente y la empresa, pero en realidad lo único que importa es: cuántos clientes tengo, y cuánto les vendo.

Existen dos maneras de medir ese crecimiento: Orgánico, e inorgánico.

Orgánico versus inorgánico

El crecimiento orgánico se crea al agregar nuevos clientes o más negocios de los clientes existentes. Esencialmente, se trata de expandir tu negocio desde dentro utilizando los recursos que tienes, incluyendo habilidades, conocimiento, experiencia, relaciones y otras herramientas. El crecimiento orgánico es saludable para una empresa y refleja un compromiso sólido y de largo plazo para construir un negocio. Sin embargo, no es un enfoque para hacerse rico rápidamente.

El crecimiento inorgánico es el crecimiento generado por las fusiones y adquisiciones. El crecimiento inorgánico se basa casi por completo en los recursos disponibles y el capital. Las fusiones y adquisiciones pueden aumentar rápidamente el tamaño y los ingresos de una empresa, pero a menudo presentan complejos desafíos para elevar una marca que requieren un enfoque metódico para la integración.

Métodos para generar crecimiento orgánico

1- Define tu audiencia correcta

Mucha gente se lanza en negocios sin saber quién es su audiencia. Piensan que al abrir un negocio la gente va a llegar corriendo para comprarles su producto o servicio. La realidad es que nadie confía en una nueva empresa, y es de suma importancia que sepas desde un inicio a quien vas a dirigir tu oferta, porqué, cuál necesidad vas a llenar y cuál problema vas a arreglar.

Investigar es tu primer paso para generar crecimiento orgánico ya que las modas, los mercados y la gente se encuentran en constante movimiento. Cambian sin prevenir, y debes conducir estudios regularmente para asegurarte que tu oferta sigue siendo la que tu público está buscando.

Sponsored*

2- Concentrate en una nicha de negocio bien definida

Cuándo tienes una audiencia, un producto/servicio, y una idea clara de lo que quieres hacer y cómo hacerlo, es importante enfocarte en una nicha bien determinada. Mucha gente piensa que lo más grande tu público, mejor probabilidad tendrás de ventas. Pero existen unas ventajas claves al reducir tu alcance al inicio de un nuevo proyecto.

  1. Costos de Marketing: No puedes hacer negocios sin tener una estrategia de marketing. Y lo más grande tu audiencia, lo más dinero tienes que invertir en campañas. Definir una nicha específica te permite ahorrar mucho dinero y tener un alto rendimiento con esa audiencia.
  2. Base de negocio: Existen 3 tipos de clientes cuando quieres lanzar un producto o servicio.
    1. El primero es el que se atreve a probar nuevas cosas, es el iniciador, el “influencer” de cierta manera. Es la audiencia más restringida pero la que te permite luego alcanzar al público en general.
    2. Luego viene el que sigue la moda, el seguidor. Si empieza a ver que algo se está poniendo “mainstream” (de moda), va a seguir al influencer y comenzará a comprar. Esa base de mercado es la más amplia.
    3. El “late bloomer”, es el que una vez que un producto o servicio ya está de moda, que la gente lo ubica desde un buen tiempo, ya por fin se deja convencer. Es una parte muy grande del mercado, y por eso no vale la pena gastar tanto en marketing desde un inicio con una audiencia muy general ya que ellos te van a hacer gastar mucho dinero en campañas que nunca les podrán convencer. Ellos te siguen comprando mientras los influencers ya dejaron eso al lado y pasaron a otra moda.

3- Busca un diferenciador

Como siempre lo digo, especialmente aquí, uno de los errores principales de los nuevos negocios es que reproducen lo que está funcionando para los grandes del mercado. Copiar un negocio no te dará éxito, y seguramente tu crecimiento orgánico será muy bajo. Si vas a lanzarte en ese mundo del emprendimiento, una de las primeras lecciones que debes entender es que si vas a vender un producto o servicio, hazlo de manera inteligente.

¿Qué es un diferenciador? Es una característica o beneficio que te distingue de la competencia. Las empresas con diferenciadores únicos tienen un trabajo mucho más fácil comunicando sus valores a los posibles clientes, destacándose (y posicionándose encima) de la competencia y ganando más negocios.

Los diferenciadores menos efectivos son aquellos que no ofrecen un beneficio directo al cliente. A nadie le importa especialmente cuánto tiempo has estado en el negocio, cuantas causas caritativas has apoyado o tus afirmaciones de tener “las mejores personas” o “la mejor pizza” …etc

Los mejores diferenciadores abordan las necesidades y preocupaciones del posible cliente. Estos incluyen afirmaciones demostrables sobre cómo tus servicios/productos o experiencia únicos pueden beneficiar específicamente al cliente.

 

Acerca del Autor: El Equipo Damien Soitout
El equipo de Damien cultiva, cura y comparte las historias y principios básicos de Damien Soitout para ayudar a los demás a lograr una vida extraordinaria.

¡Participa!

¡Únete a la red del éxito!

Haz conexiones de negocios y de amigos, y ábrete a un nuevo mundo de oportunidades.

Comentarios

Sin comentarios aún