Carrito

castigar tu pareja

Las consecuencias de castigar a tu pareja

Cuando nos enfadamos en una relación, en realidad proviene de un lugar de miedo dentro de nosotros: miedo de que alguien o algo no vaya según el plan. Entonces reaccionamos tratando de recuperar el control de la situación. Y una de las formas más comunes, y también más perjudiciales, de hacerlo es castigar a alguien en una relación.
Pero aquí está el problema de hacer eso: el castigo exacerba la desconexión y te empuja aún más lejos. Lo que, a su vez, te hace sentir aún menos en control.

Cuando empiezas a castigar a tu pareja, corres el riesgo de crear un nivel profundo de lesión. No hay amor en el castigo, solo dolor y negligencia. Ser castigado en una relación hace que el individuo se sienta aún más solo y más incomprendido. Y cuando se usa el castigo una y otra vez, puede haber una seria ruptura de la confianza, de modo que incluso si ambos permanecen en la relación, habrá una división emocional, psicológica y espiritual masiva.

El compañero castigado levantará un muro para protegerse de sufrir más dolor. Pero, ¿cuál es la alternativa al castigo en una relación? ¿Cómo expresar tu decepción y asegurarte que tu pareja aprenda de la experiencia? Todo se reduce a un ingrediente clave: el placer.

Sponsored*

EL JACKPOT

El “jackpot” proviene de un estudio de la vida de los delfines, así como de la relación entre un entrenador y sus delfines. El delfín es un animal altamente social, con rutinas, deseos, pensamientos complejos de frustración y placer. El estudio demuestra que un delfín frustrado por un ejercicio o el comportamiento del entrenador va a reaccionar de manera negativa y alejarse del entrenamiento. Es muy común en este tipo de contexto, pero la magia no proviene de la reacción del delfín, si no de la del entrenador.

Si el entrenador levanta la voz y se pone en posición de líder controlador, y se frustra también buscando forzar el animal en hacer lo que lo están entrenando a hacer, el delfín se aleja aún más del entrenador y del ejercicio, y se hace menos y menos cooperativo.

Al contrario, si el entrenador entrega un “jackpot” cuando siente que el delfín se está enfadando (pero antes de que explote). En este caso preciso, el entrenador no entrega un pescadito como lo hacen en el show en frente de un público, le entrega un bucket completo de pescados de todos los tamaños directamente en su cara. Esto permite abrumar el delfín de felicidad y emociones que superan su  enfado. Lo toma por sorpresa y la única reacción que puede implementar en el momento es la de romper con el patrón de molestia que le genera el entrenamiento, y se va a re-centralizar en el trabajo y aceptar ejecutar el nuevo truco. Su felicidad lo saca de su estado de tristeza y/o depresión.

El último paso viene cuando el delfín empieza a hacer las cosas como el entrenador quiere que las haga, y les recompensa de inmediato para reforzar el cambio y aceptación del animal. Lo que asegura que no va a rebelar de nuevo al siguiente intento.

IMPACTO DEL EJERCICIO EN LOS HUMANOS

Me van a decir: esto funciona con un animal ¿pero como puedes compararlo con el comportamiento de un humano muchos más complejo? Un ejemplo sencillo aquí sería a los padres y madres con hijos pequeños. Cuando el niño empieza a aprender a ir al baño, si se hace en el pantalón, ¿Vas a regañarlo y pegarle una nalgada? o al contrario, ¿Vas a reforzar y reconocer los comportamientos positivos cuando alcance a ir al baño sin hacerse? En mi caso, voy aún a un paso más lejos: reconozco y recompenso el intento. Obviamente a un cierto grado, y el logro a otro, pero es importante reconocer y apuntar a los logros e intentos positivos en lugar de enfocarse en los errores y fracasos.

OTRA MANERA DE VER UNA RELACIÓN

A pesar de enfocar el titulo en las parejas, es aplicable a todos los tipos de relaciones. El “jackpot” se trata de crear una apertura en la relación. Cuando te abres, incluso en los momentos difíciles, cuando estás asustado, herido y enojado, y eliges decir “Amo a este hombre o esta mujer, y no quiero causar más dolor”, es cuando realmente estás luchando por la relación.

A medida que te enfocas en la bondad y el refuerzo positivo en lugar de castigar a alguien en una relación, también abres el camino para crear un vínculo más saludable. Al acercarse a tu pareja con amabilidad y compasión, lo alientas a que haga lo mismo por ti. Esto te permite comunicarte mejor con tu pareja, compartiendo sus problemas en lugar de verlos desde la distancia. Te sentirás y estarás más cerca de el/ella.

La amabilidad no es un rasgo fijo en una relación. Piensa en ello más bien como un músculo, algo en lo que se debe trabajar todos los días para que se desarrolle. Y cuando nos tratamos con amabilidad y compasión, esencialmente nos estamos entrenando sobre cómo debemos tratarnos.

MANTENER EQUILIBRIO EN LA RELACIÓN

Las mujeres son seres muy sensibles: lo sienten todo, todo el tiempo. Y elegir el camino de refuerzo no significa reprimir sentimientos o emociones cuando tu pareja hace algo que te molesta. En una relación, ambas partes deberían poder compartir cualquier cosa, en cualquier momento. La clave es abordarlo en un estado hermoso, positivo.

Cambiar a un estado hermoso significa adoptar una mentalidad de abundancia. Cuando estás en un estado hermoso, estás transmitiendo y recibiendo con amor. Expresa cómo te sientes sin adjuntar historias o hacer acusaciones. Y escucha con absoluta compasión con el único objetivo de ayudar a tu pareja a sentirse comprendida y cuidada. (Ver este articulo sobre la empatía para más detalles)

Esto no solo facilita la comunicación, sino que también ayuda a mantener las energías masculina y femenina en el equilibrio correcto.

Cuando una mujer femenina comienza a castigar, se vuelve masculina. Y si el hombre sucumbe, se vuelve más femenino, y la polaridad desaparecerá. Del mismo modo, si un hombre masculino castiga a una mujer femenina, ella levanta muros y se retira, volviéndose más masculino, y nuevamente, la polaridad desaparece.

Es importante comprender que las mujeres a menudo ponen emoción en todo, por lo que tienen una memoria profundamente detallada, porque la información combinada con la emoción deja una marca indeleble. Los hombres, por otro lado, no combinan la emoción con todo. No es que no les importe; es que la energía masculina se trata de romper y luego dejar ir. La energía femenina no se trata de dejar ir. Se trata de llenar y recoger. Y a veces hablar es solo un medio para sacar esa energía del sistema.

Entonces, aprenden a tratarse entre sí con amabilidad, y cuando empiezas a castigar al otro, toma la decisión de elegir refuerzo. Porque siempre tienes la opción: castigar a tu pareja y crear más resistencia, desconexión y polarización o abrirse al refuerzo y aprender a construir un vínculo aún más fuerte.

 

Acerca del Autor: El Equipo Damien Soitout
El equipo de Damien cultiva, cura y comparte las historias y principios básicos de Damien Soitout para ayudar a los demás a lograr una vida extraordinaria.

¡Participa!

¡Únete a la red del éxito!

Haz conexiones de negocios y de amigos, y ábrete a un nuevo mundo de oportunidades.

Comentarios

Sin comentarios aún