Carrito

fanatico del control

Cómo dejar de querer controlar todo

La mayoría de las personas aprecian las ventajas de una rutina eficiente y que las cosas salgan según lo planeado. Pero algunos de nosotros nos estresamos mucho, nos enojamos cuando la vida da un giro inesperado, ya sea un accidente en el camino al trabajo o algo tan pequeño como que tus hijos dejen un gran desastre en la cocina.

Sí, algunos de nosotros somos “fanáticos del control” que tenemos estándares rígidos y no nos adaptamos bien al cambio.

¿Qué es un “monstruo” del control?

Aquí hay algunas señales de que podrías ser un “fanático” o “monstruo” del control:

  • Deseas que las cosas sean predecibles y se adhieran a una rutina.
  • Te sientes ansioso, estresado y molesto cuando las cosas no salen como quieres o esperas,
  • Eres muy organizado y te gustan los sistemas.
  • Eres perfeccionista.
  • Quieres que las cosas se hagan de una manera específica.
  • Te quedas atascado en el pensamiento de todo o nada; solo ves una forma correcta de hacer algo o una forma de tener éxito.
  • Te catástrofes o imaginas que lo peor sucederá si las cosas no salen como quieres/esperas.
  • Tienes estándares extremadamente altos para ti y para los demás.
  • Puedes ser exigente y crítico.
  • Prefieres hacerlo ti mismo en lugar de delegar.
  • La gente a menudo te decepciona.
  • Das consejos no solicitados porque crees que sabes lo que los demás deberían hacer.
  • Tienes problemas para relajarte.
  • Odias el cambio

Ciertamente, algunos de estos rasgos y comportamientos pueden ser ventajosos a veces. Pero si controlas demasiado, este tipo de comportamientos te causarán más problemas de los que resuelven.

Sponsored*

Riesgos de ser Controlador

Puede dañar seriamente tus relaciones

Piénsalo: cuando intentas controlar cada situación, incluso si no es tu intención, otros comienzan a preocuparse de que no confíes en ellos. También se cansan de seguir tu ejemplo. Puedes notar que amigos y familiares comienzan a alejarse de tí, irritándose o exasperados. O tal vez simplemente se dieron por vencidos y aceptaron que tú eres quien tiene el control. Eso no es realmente justo para ellos y, en última instancia, podrían terminar resintiéndote por eso.

Puede causarle estrés emocional, mental y físico

¡Y la mayoría de las veces, es completamente innecesario! Cuando siempre sentimos que tenemos que tener el control del mundo que nos rodea cada segundo de cada día, estamos agregando una enorme cantidad de presión a nuestras vidas. Nos lo hacemos a nosotros mismos y simplemente no es saludable.

¿Entonces qué puedo hacer?

Si eres un fanático del control, tengo algunas sugerencias. Estos provienen de mi experiencia personal y profesional. No todos son fáciles de hacer, pero si estás dedicado a hacer un cambio, este es un excelente lugar para comenzar.

1- Deja tu ego a un lado.

Eres genial, pero también lo son los demás. Tienes que compartir el centro de atención y dejar que otros usen sus habilidades. Lo creas o no, no eres el mejor en todo.

2. Delegar a otros

Empieza pequeño. Capacita a las personas sobre cómo hacer las cosas si no están familiarizadas. Ve cómo se siente confiar en que otros hagan el trabajo. Y disfruta de lo bien que se siente verlos florecer con la confianza adicional que has demostrado en ellos.

3. Reconoce que no puedes controlarlo todo

Tómate un descanso y aprende a seguir la corriente de vez en cuando. Una vez que ves que todo funciona bien sin tu intervención, te sentirás más cómodo con la idea.

4. Renunciar completamente al control en un área pequeña de tu vida

Toma una decisión consciente de renunciar por completo al control en un área pequeña de tu vida. Quizás deja que otros decidan qué hay para cenar. Quizás te vayas de vacaciones sin planear una sola excursión. Tal vez simplemente salgas a caminar sin saber a dónde vas. Elijas lo que elijas, deja que las circunstancias y las personas a tu alrededor tomen la iniciativa. Muerde tu lengua, siéntate y relájate. Eres un pasajero. Disfruta la vista.

Ahora, vale la pena mencionar que el control no siempre es algo horrible. Es maravilloso tomar el control a veces, mostrar sus habilidades de liderazgo y su punto de vista decisivo. Pero hay un punto en el que va demasiado lejos. Ponte a prueba regularmente. Y, si constantemente te dicen que eres un fanático del control, no lo descartes como un rasgo de personaje ineludible. Toma algunos pasos pro activos para compartir el centro de atención y entregar las riendas a otra persona. Todos, incluso tú, serán mejores por ello.

Acerca del Autor: El Equipo Damien Soitout Diamante
El equipo de Damien cultiva, cura y comparte las historias y principios básicos de Damien Soitout para ayudar a los demás a lograr una vida extraordinaria.

¡Participa!

¡Únete a la red del éxito!
Haz conexiones de negocios y de amigos, y ábrete a un nuevo mundo de oportunidades.

Comentarios

Sin comentarios aún
Abrir chat